Allanamiento en Morrison: Con mapas, detectores de metales y palas expoliaban sitios de antiguas batallas

Un operativo de Interpol y Policía Federal, el pasado lunes 6 de Septiembre permitió recuperar cientos de piezas de valor histórico y detuvo al presunto organizador de las expediciones, según publicó el Diario La Nacion.

Efectivos de Interpol incautaron piezas arqueológicas antiguas obtenidas mediante excavaciones ilegales en Córdoba Policía Federal

Con órdenes firmadas por el juzgado federal de Bell Ville, a cargo de Sergio Aníbal Pinto, brigadas del Departamento de Protección del Patrimonio Cultural, que depende de la Dirección General de Coordinación Internacional de Interpol-Policía Federal, llevó a cabo un allanamiento en la localidad de Morrison, en el centro-este de Córdoba.

Secuestraron más de un centenar de piezas arqueológicas, entre las que se destacan un hacha del siglo XIX, una punta de lanza, hebillas de uniformes militares del 1800 y espuelas, entre otros objetos de valor patrimonial que, según confiaron los detectives que participaron del procedimiento, “se encontraban en buen estado de conservación”.

También incautaron las herramientas de las que se valían los para realizar los relevamientos y las extracciones ilegales: una pala, una agenda que contenía anotaciones de los sitios donde extraían ilegalmente los yacimientos arqueológicos y campos de batalla, y un detector de metales con tres cabezales.

ffectivos de Interpol incautaron piezas arqueológicas antiguas obtenidas mediante excavaciones ilegales en Córdoba

Según se informó, agentes del Departamento de Protección del Patrimonio Cultural advirtieron en una página de una de las redes sociales de mayor uso que “miembros de clubes de detectoristas se encontraban realizando la búsqueda y extracción de objetos arqueológicos en diversos yacimientos de la Provincia de Córdoba, tutelados por la Ley Nacional 25.743/03″.

“Se incautó una agenda que contenía la minuciosa georreferenciación de cada lugar que fue expoliado, y cartografía antigua que señalaba los lugares donde se produjeron batallas importantes. Dicha información era utilizada por el implicado, que posee vastos conocimientos sobre la materia dado que está en una etapa avanzada de la Licenciatura en Historia. Por eso conocía el origen de las piezas que atesoraba. Ese sospechoso se reunía con grupos de detectoristas, con los que fijaba un punto de encuentro donde procedían al saqueo de los bienes culturales”, se informó.

El sospechoso, cuya identidad no trascendió, quedó demorado en la sede de la División Unidad Operativa Federal Bell Ville de la Policía Federal, en tanto que los bienes arqueológicos secuestrados serán trasladados en las próximas horas al edificio del Departamento de Protección del Patrimonio Cultural de Interpol, en Cavia al 3300, en la Capital. Allí quedarán en depósito judicial y serán peritados por arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (Inapl).

Fuente: Diario La Nacion